Tu compañía necesita migrar a la nube ¡Ya!

art01

Quizá tu compañía ya cuenta con algunos servicios en la nube, sin importar la industria o la actividad económica, la tecnología de la nube lleva presente varios añosa través de aplicaciones de correo electrónico y software de uso diario.Su aprovechamiento se ha transformado: las empresas se benefician con su ubicuidad, desdeel almacenamiento de información hasta la integración de cargas de trabajo y aplicaciones avanzadas, que son el corazón de compañías como SAP.


Pero con la evolución tecnológica, todo puede mejorar. ¿Cómo saber si es el caso de tu negocio? Estos son algunos síntomas que te dirán que tu empresa necesita migrar a la nube:


  1. La o las aplicaciones que comúnmente utilizas -propietarias, ERPs, contables, entre otras- comienzan a sufrir pérdidas en su desempeño o capacidad de respuesta debido a la alta demanda y al crecimiento de la información que procesan.
  2. Tu empresa tiene la necesidad de reducir costos operativos sin impactar o disminuir la eficiencia de los recursos de TI.
  3. En una expansión geográfica se requieren captar clientes en otros mercados y están evaluando los costos de agregar infraestructura TI para cubrir la nueva demanda.
  4. Cuando ya es muy costoso o complicado cubrir las necesidades de almacenamiento.
  5. Frente a un plan de recuperación de desastres, el alto costo de la infraestructura es un obstáculo que no permite su necesaria implementación.

Como en toda nueva tecnología siempre existen dudas, empezando por los costos cuando se trata de cambiar el modelo de capital a costo operativo, de performance, de conectividad hasta perder el control de propiedad de los recursos de TI.


Las principales recomendaciones para las compañías que presentan estos síntomas son:


  1. Asegúrate de probar antes de migrar: la nube es flexible y permite realizar pruebas a muy bajo costo; pide ayuda a un experto que colabore en esta tarea para estar seguro de que la nueva aplicación funciona adecuadamente en la nube.
  2. No dudes en ajustar tu presupuesto de Capex a Opex: solicita un estimado de cuál será el costo mensual de la solución y si requieres de un análisis más profundo, pide un cálculo de ROI que te ayude a comparar los costos ocultos que surgen del mantenimiento de la infraestructura.
  3. No te aferres a la idea de que si los recursos no se ven físicamente, no existen o no son de tu propiedad: cuando invertimos en servidores o centros de datos lo que en realidad estamos comprando es la capacidad de cómputo que a lo largo del tiempo se deprecia de valor y desempeño; la nube posee el beneficio inherente de que estará siempre actualizada con la última tecnología son aumentar su costo.
  4. Busca asesoría de un experto: para encontrar la mejor opción de licenciamiento y cómo aprovechar al máximo el uso de la nube.

¿Nube pública, híbrida o privada?


No te compliques con estos términos, si tu compañía es pequeña o mediana, la nube pública es la mejor opción. Existen estudios realizados por auditores internacionales que han encontrado que las nubes públicas administradas de la manera correcta, son mucho más seguras que los centros de datos propios de las compañías más grandes.


Si tu compañía es grande, con múltiples aplicaciones distribuidas por el mundo y la información que manejas es sensible, una solución híbrida es de las mejores prácticas.


Cuando se contempla la nube privada, habitualmente es por un tema de regulaciones financieras o de gobierno; una nube privada implica un mayor costo ya que sólo los usuarios contemplados serán los que tengan el poder de utilizarla, lo cual se contrapone a los beneficios de escala de los costos que la nube pública brinda.


Si deseas explorar cómo funcionaría tu compañía sin estos síntomas que no te permiten crecer, con gusto estamos para apoyarte.


Guillermo Rocha.

Descarga gratis.

Nuestro whitepaper del mes y descubre por qué otras empresas como la tuya están apostando por el poder de Big Data y la Nube.

Descargue nuestros materiales

Contáctanos